La Masonería NO es una sociedad secreta, sino una sociedad discreta

La Masonería NO busca el control mundial, busca el perfeccionamiento del hombre y, por este medio, el de la sociedad.

La Masonería NO intenta derrocar gobiernos ni religiones pues sus fines no son políticos ni religiosos, mas bien busca incentivar los valores morales más propicios para que el ser humano pueda ejercer de manera más honesta su propio lineamiento político y su propia religión

La Masonería NO es una religión, ya que no busca adeptos y no discute sobre los principios de ninguna religión, de lo contrario respecta todas las religiones, tampoco es política ya que no busca sumar candidatos.

La Masonería NO es una organización de caridad aunque puede apoyar la creación y mantenimiento de actividades humanistas y de bienestar social.

La Masonería NO es una secta ni un culto satánico pero al tener simbología esotérica es muy fácil confundir este concepto, hay que aclarar que no toda la simbología es exclusiva de la Masonería y por esto podría ocasionar confusión entre los profanos.

Los profanos son todas aquellas personas no iniciadas en la Masonería, es decir que aún no pertenecen a la orden, igualmente todo lo que es ajeno a la Masonería.